¡Volví a salir!

Publicado por René Francisco Abello Gomez en

Si, ¡Volví a salir!, escrito así, con signos de admiración, y ya les cuento por qué.

Qué interesante sensación.

Desde el 19 de marzo, cuando se anunció por parte del Gobernador la primera medida de confinamiento, no había salido a la calle.

Tal vez por temor -aunque no me encuentro en el rango de edad de mayor riesgo-, por proteger a mi familia, y en todo caso por respeto a la autoridad, y a la seriedad del asunto que enfrenta la humanidad.

Igual, no había salido desde entonces.

Una situación emergente -que no viene al caso mencionar- hizo que me animara a salir el día que me corresponde.

Tomando las debidas precauciones aproveché para hacer una de las cosas que más me gusta: cuidar las plantas del jardín.

Quienes conocen la historia, entenderán esto:

Sentí nostalgia al recordar que ya no está entre nosotros quien por semanas regó nuestro jardín diariamente con la humildad y alegría que lo caracterizaba.

Gracias, querido Orlando.

Lo que sentí

Debo confesar que al principio fue extraño: volver a utilizar pantalón largo y calzado después de más de dos meses, conducir por las calles medio vacías, utilizar tapabocas, tener precauciones al tocar superficies.

En fin, todo este nuevo conjunto de estándares, que debemos incorporar como nuevos hábitos.

Y vinieron a mi mente tres escenarios que quise compartir en esta entrada:

Primero

En primer lugar, pensé en las personas y familias cuyas condiciones de confinamiento se dan con menos ventajas de las que Dios nos ha permitido.

También en quienes durante este tiempo les ha hecho falta el alimento físico e incluso el espiritual.

Además, en quienes no han podido realizar cabalmente sus labores de tele trabajo o estudio virtual por no contar con los medios técnicos o tecnológicos.

Segundo

De otra parte, vinieron a la mente todos los trabajadores del sector salud, tanto asistenciales como administrativos. Sentí gran admiración por su tenacidad y compromiso.

Ellos si han estado saliendo, y no por indisciplina, sino por servirnos a todos los demás, exponiendo su salud, su vida y la de sus familias.

Tercero

Y por último, con la alegría de haber visto el sol en su plenitud, recorrido las calles indispensables para ir de casa a la oficina y regresar, quedé con la normal inquietud que seguramente nos asalta a todos: ¿cómo será todo de ahora en adelante?

Soy optimista. Estoy seguro de que saldremos adelante. Confío en las medidas que han tomado nuestras autoridades regionales y locales. Espero que la ciudadanía continúe respetando las recomendaciones y restricciones, no a las malas, sino como un acto de responsabilidad.

El reto

Mientras tanto, ya de regreso a mi adaptada oficina en casa, continuaré preparándome paras seguir con la misión que hace unos años definimos con Emma Isabel, y en la cual nos acompaña un excelente equipo humano:

Ser y ayudar a Ser mejores.


René Francisco Abello Gomez

Médico especialista en Gerencia de Servicios de Salud.Amplia experiencia gerencial y como consultor empresaria.Autor del libro 8 pasos hacia la calidad en el servicio.Docente universitario y networker.

10 comentarios

Sabio y oportuno como siempre · 25/05/2020 a las 11:41 AM

La vida sigue y cada día debemos ser mejores o no vale.la pena.

    Martha Abello · 25/05/2020 a las 9:48 PM

    Genial! Es cierto, lo que más pensamos es cómo serán las cosas cuando todo pase, seguiremos juiciosos con estos nuevos hábitos olvidando aquellos de fraternidad y abrazos que nos caracterizan…
    Esta situación y este confinamiento está cambiando muchas cosas en nuestras vidas que seguramente cuando nos digan que podemos salir necesitaremos unos días de adaptación a la rutina que llevábamos antes.
    Gracias por tus reflexiones

Guillermo García · 25/05/2020 a las 9:23 AM

En relación con el aislamiento si lo percibimos como “encerramiento físico” es fácil entender “lo de salir” como un paso trascendental y necesario, estoy de acuerdo.
Pero si miramos tal encerramiento como una oportunidad de salir desde dentro de nosotros mismos para valorar lo exterior desde esa nueva perspectiva, estaríamos percibiendo el encerramiento físico cono una maravillosa oportunidad para “salir” de nosotros mismos y proyectarnos a lo externo, podríamos Sentir que en realidad la “salida” comenzó entonces cuando fuimos confinados y que nos volveríamos a encerrar en nosotros mismos cuando dicho confinamiento termine.
Siempre hay más de una manera para morar un asunto… Muchas gracias por ponernos a pensar.

Jhonnatan Machado Rey · 25/05/2020 a las 8:45 AM

Que agradable iniciar el día con tan enriquecedora historia, gracias Doc Rene, no tengo dudas de su bondad en ayudar a otros para ser mejores con su alegría y sabiduría. Admiración de mi parte 🙏🏼

Sandro Guzmán · 25/05/2020 a las 8:36 AM

Bendecido dia rene exelente reflexión no me canso de decir que es la persona mas integra que conozco

Álvaro Avila · 25/05/2020 a las 8:12 AM

Gracias mi doc , me encuentro hoy así como lo estuvo usted andes de salir,no he querido salir por el cumplimento y acato a las autoridades por mi condicion de edad y salvaguardar mi familia..
Lo felicito por esa labor de servicio que le caracteriza y nos entrega a todos los miembros de Emaus, personalmente creo que su ejemplo me fortalece y me llena de confianza para mi proceso de conversión.Nuevamente gracias por este espacio que nos anima a seguir firmes para seguir firmes en nuestro caminar en jesucristo nuestro señor y nuestra santa Virgen María,Dios le siga colmando de bendiciones y le llene de sabiduría en su labor como servidor al servicio de la fe.
Un abrazo fraterno.
Me animate a salir de Nuevo.
Amen

Elssa L Verbel Melo · 25/05/2020 a las 8:09 AM

Tus palabras reflejan la nobleza de tu corazón.. Te amo “hasta el infinito y más allá” Doy gracias a Dios por bendecir mi vida contigo.

ELSA PATRICIA BARBOSA PINERES · 25/05/2020 a las 7:55 AM

Una muy inspiradora reflexión

    Gladys · 25/05/2020 a las 9:10 AM

    Lo que más me queda de ésta reflexión es la GRATITUD a Dios porque, como bien dices René, hay muchos que carecen hasta de lo más esencial.

    Gracias por, una vez más, hacer que cunte mis bendiciones. Feliz día.

Ember Estefenn · 25/05/2020 a las 7:00 AM

En tu generosa reflexión… Un codazo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *